Categorías
Sin categoría

El cuerpo es un sistema eficiente y adaptable

Debido a la dificultad para la supervivencia, sobre todo en el pasado, y a numerosos años de evolución, el cuerpo humano es una “máquina” casi perfecta, capaz de utilizar pocos recursos para conseguir grandes resultados, para adaptarse a las circunstancias con el principal objetivo de sobrevivir:

a) Aprovecha la energía al máximo: gasta la mínima y guarda la que sobra como tejido adiposo (grasa corporal). La energía es el principal recurso para la supervivencia, por lo que perder grasa es muy difícil.

b) No crea ni mantiene tejidos, sino los elimina, si no son necesarios. El tejido muscular es muy costoso energéticamente, por lo que ganar músculo es muy difícil también.

c) Se adapta a las circunstancias: a la edad, composición corporal, ingesta, actividad física, radiación solar, temperatura ambiental, cantidad de oxígeno en el aire, etc.

d) Metaboliza (transforma) o excreta (expulsa por la orina) sustancias perjudiciales, innecesarias,… o nutrientes que en exceso lo son.

e) Repara o mejora órganos, tejidos, etc.

f) Produce señales como hambre, dolor, sueño, frío, calor, miedo, ira,… para dar lugar a una acción que lo proteja.

g) Se defiende de infecciones u otras enfermedades: el sistema inmunológico (las defensas del cuerpo) ataca a los agentes perjudiciales (por ejemplo, microorganismos como bacterias o virus), la fiebre los mata al aumentar la temperatura corporal,… la mucosidad, el estornudo o la tos los expulsan de las vías respiratorias, la diarrea los expulsa del intestino, etc.